Centro de pensamiento e investigación en ciencias sociales

Estratificación social y experiencia de estado en sociedades regionales y Lima luego de seis décadas de migración interna

Investigador(es) responsable(s) : Chris Boyd, Tania Vásquez Luque

El estudio tuvo como propósito el indagar sobre las características del escenario estructural y socioeconómico que ha forjado hasta la actualidad la migración interna, para arribar a una compresión acerca del papel que ésta jugó  en la configuración de la estructura contemporánea de estratificación social nacional, esto es, en las sociedades regionales,  además de en Lima Metropolitana. La investigación tiene dos interrogantes generales: ¿Son los migrantes internos de este periodo excluidos que han llegado a “resistir su propia exclusión” instituyéndose así nuevas desigualdades relativas, esta vez entre los que migraron y los que no lo hicieron (tanto en el destino como en el origen)? y ¿qué relación se ha ido forjando entre el Estado y estos dos agregados nacionales de ciudadanos?  Se buscó la respuesta a tales preguntas en la articulación de metodologías cuantitativas y cualitativas, usando tres diferentes fuentes de datos (el XI Censo Nacional de Población y VI de Vivienda-CPV 2007, la Encuesta Nacional de Hogares -ENAHO 2015 y la Encuesta de Opinión sobre Movilidad Social del IEP, EOMS 2012) y un estudio de tres casos seleccionados por métodos mixtos, usando la jerarquía urbana como uno de los criterios centrales para la selección. Los resultados permiten visibilizar un espacio de estratificación social nacional poco observado, el de los inmigrantes a provincias netamente expulsoras, una subpoblación cuantitativamente importante (32 % de todos los inmigrantes nacionales) y nos lleva al hallazgo general de que considerando al menos 20 variables de las dimensiones de salud, educación, trabajo, fecundidad, condiciones de vivienda y acceso a servicios, es el estrato nacional de los no migrantes en provincias expulsoras, el que se ubicaría en el fondo, o en la base de la estructura de estratificación, seguidos en “mejores” condiciones por los inmigrantes en provincias netamente receptoras, luego por los inmigrantes en provincias netamente expulsoras y finalmente aunque no unívocamente respecto a todas las variables, por los no migrantes en provincias netamente receptoras.