Centro de pensamiento e investigación en ciencias sociales

Solo 16% de presidentes regionales y 17% de alcaldes distritales se reeligieron el 2014

presidentes-regionales-comercio

  • No hay evidencia suficiente para pensar que prohibir la reelección de autoridades subnacionales evitará la corrupción, según un estudio publicado por nuestro investigador Jorge Aragón y el politólogo José Luis Incio en la revista Argumentos del IEP.
  • Con esta ley “se está truncando el proceso de descentralización”, sostiene Aragón.

El remedio podría ser peor que la enfermedad. El jueves 5 de marzo, el Congreso de la República aprobó por amplia mayoría la no reelección inmediata de alcaldes y presidentes regionales. Dicho respaldo sintoniza con un gran sector de la ciudadanía que considera que una forma de evitar la corrupción creciente en los gobiernos subnacionales pasa por prohibir la reelección de sus autoridades.

Sin embargo, ¿era necesario prohibir la reelección inmediata? ¿Cuáles podrían ser las consecuencias de esta reforma? Un estudio elaborado por nuestro investigador Jorge Aragón y el politólogo José Luis Incio, y publicado en la última edición de nuestra revista Argumentos, concluye que no hay evidencia suficiente para pensar que prohibir la reelección de autoridades subnacionales va a ser un mecanismo efectivo que evitará la corrupción en sus administraciones, y que por el contrario, una reforma de este tipo podría ser contraproducente para el fortalecimiento de las gestiones municipales y regionales.

La investigación revela que la tasa de reelección efectiva en dichos cargos no es tan alta como se cree: solo el 16% de presidentes regionales, el 17% de alcaldes distritales y el 10% de alcaldes provinciales fueron reelectos en las últimas elecciones del 2014.Es más, con relación al 2010, en estas últimas elecciones subnacionales ha habido una disminución importante en el número de autoridades reelectas (ver cuadro a continuación).

Pero hay más. Estos datos contrastan con la intención de reelegirse de dichas autoridades. Entre el 2006 y el 2014, siempre más de la mitad de los alcaldes provinciales y distritales buscaron la reelección.  Solo en el caso de los presidentes regionales se observa que, en el mismo periodo, la intención de reelegirse ha disminuido con cada elección (ver cuadro a continuación).

A partir de estos resultados, Aragón e Incio afirman que si bien la intención de reelección depende de las motivaciones y decisiones personales de los presidentes regionales y alcaldes, el que una autoridad sea o no reelecta depende en última instancia de los votantes. En esta dirección, los autores llaman la atención sobre la distancia considerable que en el 2014 se observa entre el interés de reelección de las autoridades subnacionales (especialmente alcaldes provinciales y distritales) y su reelección efectiva, y sobre el hecho de que esto sea sí sobre todo en regiones y alcaldías provinciales investigadas recientemente por casos de corrupción.

Ambos sostienen además que es materia pendiente analizar “qué otras razones podrían estar detrás de la importante disminución de las tasas de reelección en el 2014”. Sin embargo, no tienen dudas de que la no reelección inmediata afectaría “las posibilidades de aprendizaje de las burocracias regionales y la rendición de cuentas de las autoridades frente a los electores”.

“Se está truncando la descentralización”

Consultado aparte para este informe, Jorge Aragón afirma que la aprobación de esta ley es un gran retroceso en el proceso de descentralización. “Todas las justificaciones que han circulado de ayer para hoy, y que van cambiando, porque ya no solo es el tema de la corrupción sino también el de la alternancia y el restablecimiento del principio de neutralidad en las elecciones, me parece que no son suficientes para justificar una medida que a larga será contraproducente. Es más, de alguna manera se está truncando el proceso de desarrollo de la descentralización, con todas las dificultades que ya traía. Los problemas son otros y requieren de una solución más integral. Están poniendo un parche en un barco que hace agua por todos lados”, afirma el politólogo.

►►Conoce los resultados del estudio completo aquí