Centro de pensamiento e investigacion en ciencias sociales

[ANÁLISIS] Bombas de Tiempo

Ricardo Cuenca, investigador principal del IEP, fue consultado por la revista Caretas acerca de las medidas tomadas por el Congreso de la República con respecto a la reforma universitaria en sus primeros cien días de instalación ► https://bit.ly/2Zg4jvX

Por: Rodrigo Chillitupa

El Congreso del periodo 2020-2021 ha cumplido cien días de instalado. Desde que los parlamentarios juramentaran a sus cargos el pasado 15 de marzo –un día después de que se decretara el estado de emergencia por la pandemia del coronavirus– han sido muy cuestionados debido a que han presentado una serie de proyectos de ley que han tenido un abierto fin de competir con las medidas dictadas por el Ejecutivo en esta crisis sanitaria. Además, han rozado con el populismo y la improvisación para tratar de mejorar la alicaída imagen del Legislativo luego del manejo obstruccionista que tuvo el fujimorismo cuando logró una mayoría parlamentaria en las elecciones del 2016.

“Los congresistas eran conscientes desde el comienzo que su periodo iba a ser muy corto y que, por lo tanto, algunas cosas tenían que realizar para ser recordados. Es decir, tener un legado qué mostrar. El asunto es que, antes de la epidemia, pensábamos que iban a involucrarse en temas como la reforma política, la reforma del sistema de salud, reforzar la lucha contra la corrupción, la reforma de la justicia y los nombramientos del Tribunal Constitucional. Esos eran los temas de la agenda”, explicó el politólogo Martín Tanaka a CARETAS el mes pasado.

Según el registro oficial del Congreso de la República, se han presentado cerca de 718 proyectos de ley y cinco resoluciones legislativas. Solo 16 han tenido el visto bueno del Pleno, pero sin estudios técnicos de fondo en las comisiones. De hecho, en las últimas semanas, los parlamentarios han buscado la manera de que sus iniciativas sean exoneradas del debate en los grupos de trabajo para que se discutan directamente en las sesiones plenarias. Y allí surge el problema: al no tener la suficiente explicación de los alcances de estas normas, han vuelto a las comisiones. Al respecto, ya hay cuatro proyectos para elevar el rigor de las leyes.

Pero más allá del saldo general, en tres temas se ha presentado mayor productividad legislativa. Estos son referidos a la reforma política, la reactivación económica por la pandemia y, recientemente, la reforma educativa.

“Ha existido más retrocesos que avances”, evalúa el politólogo Fernando Tuesta Soldevilla a CARETAS. El ex presidente de la Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política agrega que este Parlamento debe tener el interés de completar la aprobación del paquete de proyectos que elaboraron el año pasado, y no volver a discutir lo ya debatido en su momento. En ese preámbulo, Tuesta crítica que los congresistas hayan buscado un pretexto para no aplicar las elecciones primarias y abiertas en los partidos de cara a los comicios generales del 2021. “Quieren mantener las internas tal como lo han hecho”, apunta.

“Tampoco discuten el cronograma electoral”, añade Tuesta. El profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) también cuestiona que se mantenga el voto preferencial que resulta una trampa para haya una paridad y alternancia en las listas al Congreso del próximo año. “Hemos planteado que haya un voto de lista cerrada”, acotó. De hecho, hay dos dictámenes diferentes sobre este tema por parte de la Comisión de Constitución y de la Mujer. Todo se definirá en el pleno. Otro tema en el tintero está referido a la inmunidad parlamentaria. Al cierre de esta edición, se planteó que la Junta Nacional de Justicia (JNJ) se encargue de levantar dicha prerrogativa a los congresistas, pero no hubo consenso alguno.

“Todas las evidencias muestran que hay un intercambio de favores en el tema de la inmunidad”, explica Tuesta. “Pero no creo que también se deba eliminar, sino se requiere de una amplia evaluación y consenso para regular esta figura legal”, prosigue. Sobre la propuesta de otorgar dos escaños a los peruanos en el extranjero, Tuesta hace sus observaciones. “La única diferencia que habrá en la Constitución en referencia la distribución de los 130 escaños será ahora en 27 partes”, opina. “Si quieren realizar una correcta distribución, entonces a Lima le correspondería cuatro. Además, hay un millón de peruanos en el extranjero. Esa cantidad es más elevada a regiones que hay en el país”, calcula.

“Hay leyes de todo tipo”, menciona el economista Alfredo Thorne a CARETAS. El ex titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) considera que la mayoría de propuestas de los legisladores en materia económica –en pleno contexto por la pandemia del coronavirus– han estado pensado en un corto plazo y beneficia a la población cuando no es así. “En el tema del retiro del 25% de los fondos de las AFP, los aportantes pueden hacer el retiro, pero cuando pase toda esta pandemia, no van a tener una pensión para vivir en los próximos años”, explica. Thorne también se refiere al proyecto de ley del congelamiento de deudas bancarias. “El presidente del BCR, Julio Velarde, ya ha salido a decir que perjudicaría a las entidades bancarías y tiene mucha razón”, apunta.

Otro tema en el tintero ha sido la suspensión de los pagos de los peajes. “Ningún privado va querer invertir en el Perú si se pone en perjuicio la estabilidad jurídica”, alerta Thorne. El ex titular del MEF detalla que así las compañías extranjeras no podrían ayudar al país a construir obras necesarias como trenes de cercanías para modernizar la infraestructura vial. De hecho, este tema ya se discute en el Tribunal Constitucional. Allí, el Ejecutivo ha presentado una demanda de inconstitucionalidad contra esta norma. El Parlamento debe responder ahora a la demanda planteada. “Hay un cargamontón contra el sector privado”, zanja Thorne. Y esa danza de ideas populistas también le achaca responsabilidad del Ejecutivo con algunas propuestas que, en su momento, revelaron que estaban evaluando como el supuesto impuesto a la riqueza.

“Hay un asedio más contra la reforma universitaria”, analiza el psicólogo social Ricardo Cuenca a CARETAS. El investigador principal del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) considera que los nuevos intentos de la Comisión de Educación tienen un trasfondo de intereses particulares. “El predictamen de crear un Consejo Nacional de Asuntos Universitarios (CONAU) ha buscado que tenga un parecido a la fenecida Asociación Nacional de Rectores (ANR) para evaluar las decisiones de la Sunedu”, opina. Cuenca enfatiza que no tiene ningún sentido censurar al ministro de Educación, Martín Benavides, por un presunto favorecimiento de licencias institucionales a algunas universidades privadas.

“Participé en el Consejo Nacional de Educación para discutir sobre las funciones que tendría la Sunedu, por lo que confío plenamente en la capacidad técnica de esta entidad para aprobar los licenciamientos institucionales de las universidades”, recuerda. “Sería ir en contra de los estándares de calidad que se buscan en la enseñanza universitaria”, zanja.