Centro de pensamiento e investigacion en ciencias sociales

[ANÁLISIS] Los huérfanos del Covid-19

Carolina Trivelli, investigadora principal del IEP, fue consultada por el diario La República acerca del programa de pensiones que busca beneficiar a los huérfanos dejados por la pandemia en nuestro país ► https://bit.ly/2DhCr3j

Por: Raúl Mendoza

Hace unos días la televisión daba cuenta de la muerte por Covid-19 de un padre de familia en la ampliación Oasis, Villa el Salvador. En su casa todos se enfermaron, pero el hombre no sobrevivió. Era el sustento de su familia y deja dos niñas huérfanas de 12 y 9 años. Ahora sus deudos piden que el gobierno los considere para futuras ayudas a víctimas de la pandemia.

Así como esa hay miles de historias registradas desde que el virus llegó al Perú en marzo pasado. En este contexto, el presidente Martín Vizcarra anunció el 28 de julio la pensión de 200 soles mensuales para los huérfanos dejados por la pandemia. La medida abre varias interrogantes: ¿Cuántos serían los beneficiarios? ¿Cuáles van a ser los requisitos a tener en cuenta? ¿Cuándo estará listo el Estado para otorgar el monto ofrecido?

Para la exministra de Desarrollo e Inclusión Social, Carolina Trivelli, actualmente hay un conjunto grande de niños y niñas desprotegidos, a cargo de sus familiares. Para todos ellos este anuncio es muy importante porque ayudará a acoger de mejor manera a los menores.

“Como medida de apoyo del Estado a este sector, el anuncio es totalmente correcto. Es importante para el futuro de esos niños, porque van a quedar muy marcados por la pandemia y la pérdida de sus padres. Hay que ver que no se deje fuera a ningún niño que lo merezca y lo necesite”, explica.

Considera que es un programa interesante porque irá hasta los 18 años, pero es importante que no se limite a la entrega de dinero, sino también a la obligación del Estado de acompañar el buen desarrollo de estos niños. Es decir, asegurar un programa integral para ellos.

“Lo que hay que analizar ahora, es cómo se va a reglamentar”, precisa.

Al respecto, la viceministra de Poblaciones Vulnerables del MIMP, Cecilia Aldave, señala que ese portafolio ya está trabajando en definir los parámetros para el otorgamiento de la pensión porque, al igual que en el subsidio para los huérfanos por feminicidio, tiene que ver con niños y tienen la experiencia.

“Si el niño ha quedado huérfano de padre, madre, o ambos, se otorga el subsidio, solo con el certificado médico. Eso tiene que estar contemplado en una normativa. A partir de ello se tiene que construir un expediente porque se le atenderá hasta la mayoría de edad. Desde el ministerio tenemos experiencia en esta materia”, ha dicho.

El dinero de la pensión lo recibiría la persona que tenga la tenencia o custodia. También se contemplaría si la familia es la adecuada para el desarrollo del menor o menores. Si no es así, se puede optar por una familia acogedora. Y en última instancia el niño puede ir a un centro de acogida residencial del MIMP.

El número de beneficiarios de la pensión se deberá trabajar con el Ministerio de Salud para ubicar al universo exacto y con el MEF para contar con el presupuesto. Si se tratara de cinco o seis huérfanos en una misma familia podría haber topes.

Es difícil saber cuál es el universo exacto de menores que han quedado en la orfandad debido al subregistro de víctimas, pero esta semana la ministra de Economía, María Antonieta Alva, adelantó unas cifras: “De los 18 mil fallecidos, más o menos 3,000 tienen entre 18 y 49 años, es una estimación que posiblemente tengan hijos. Si multiplicamos por 2 hijos, la cantidad promedio, hablamos de 6,000 niños por ahora”, explicó Alva. Eso significaría 14.4 millones de soles al año.

El número final de huérfanos que el Covid-19 dejará será mayor, considerando que hay un subregistro y que el número de víctimas -si nos atenemos a la curva actual- seguirá aumentando.

¿Muy poco?

Esta semana, el Colegio Médico del Perú se pronunció sobre este tema y dijo que el monto de 200 soles ofrecido por el gobierno a los huérfanos los había sorprendido porque ellos estuvieron conversando con las autoridades sobre una pensión vitalicia para los hijos de los 104 médicos fallecidos durante la pandemia, mientras cumplían su servicio.

“No nos oponemos al monto de 200 soles para una población de miles de personas que han fallecido y dejan hijos pequeños. Pero lo que ha pasado aquí es que los médicos fallecidos fueron declarados Héroes de la Nación y veníamos haciendo un pedido de pensión vitalicia para los 115 menores hijos de ellos. El premier Zevallos nos había escuchado y conversamos de presentar un proyecto de ley. Y en medio de esas conversaciones sale este anuncio y nos dejan en el aire”, cuenta Miguel Palacios, decano del CMP.

Palacios agrega que, teniendo en cuenta que los médicos han estado en primera fila de la lucha contra el Covid, hoy se sienten decepcionados con un anuncio que significaría 6.5 soles diarios para los beneficiarios de la pensión. Afirma que insistirán con su pedido de pensión vitalicia ante el Congreso y otras autoridades del gobierno.

La ex ministra del MIDIS, Liliana la Rosa, también señala que el monto de 200 soles está por debajo de las necesidades de la población considerando que el INEI estima la canasta básica familiar en 330 soles. Una pensión de este tipo debería estar alrededor de este monto.

“Respecto a los subsidios que da el gobierno hay un gran desorden. ¿Cuáles son los criterios para que en los distintos programas de ayuda a la pobreza a unos se les dé 100 soles, a otros 150, a otros 200, y a otros 250? Ese monto no saca a nadie de la pobreza”, comenta.

La Rosa también afirma que la pensión debería ir más allá de la mayoría de edad, si se le puede asegurar al menor una formación que lo inserte en el mercado laboral.

Para la viceministra Aldave, los 200 soles de la pensión ofrecida son parte de un apoyo mayor del gobierno a los menores en orfandad, porque hay otros programas que aseguran el acceso de estos a salud, educación y otros ámbitos que aseguren sus derechos.

De igual manera, Carolina Trivelli, señala que hay que ser realistas “porque todos estaríamos de acuerdo en que mientras más dinero se les podría dar, mejor, pero es un programa que le va a imponer al Estado una obligación por largo tiempo. Y, si comparamos con otros programas, no es un monto menor”.

Ahora queda preguntarse cuándo podría estar listo el registro de beneficiarios para que estos puedan acceder a la pensión. Si bien el MIMP tiene toda la predisposición, todavía falta definir si ellos o el MIDIS se encargarán del tema. Y el Minsa debe enviar la información. Y deben reunirse con el MEF para el presupuesto. Y todo en medio de la pandemia y rebrote de casos. El tema puede tomar varios meses. Hará falta mucha voluntad política para que esa ayuda llegue pronto.