Centro de pensamiento e investigacion en ciencias sociales

[COLUMNA] Sin un panorama claro, por Patricia Zárate

A cuatro meses de las elecciones el escenario electoral podría estar un poco más definido. Sin embargo, la experiencia nos dice que diciembre no es un adelanto del escenario de abril. En las encuestas de intención de voto realizadas en diciembre de 2010, Castañeda, Fujimori y Toledo ocupaban los tres primeros lugares, Ollanta Humala ocupaba el cuarto lugar y ya sabemos quién terminó siendo presidente. En las encuestas de diciembre de 2015 Fujimori superaba a Kuczynski y junto con ellos se ubicaba Acuña en tercer lugar.

En el actual escenario Forsyth sigue encabezando la intención de voto, pero ahora solo con 15%, mientras que Mendoza y Guzmán completan el grupo de tres que encabeza las preferencias, seguido de Fujimori. Y salvo Forsyth el resto no supera el 10%.

Ahora que buena parte de la población electoral más importante, los jóvenes, se ha movilizado, queda la duda si esa mayor participación política se reflejará en las preferencias partidarias o asistiremos a un escenario de alta participación y bajo partidismo.

Por otro lado, en una escala de ubicación ideológica han ido aumentando las preferencias por la izquierda y derecha, aunque el centro siga congregando los mayores porcentajes. Y en ese sentido, la única candidatura que claramente se identifica ideológicamente como de izquierda es la de Mendoza, quizá por eso destaca ligeramente en la preferencia electoral. No se identifica claramente un competidor por la derecha, que parece más dividida que antes y quizá por ello no se encuentra aún una candidatura de contrapeso para estos primeros lugares.