Centro de pensamiento e investigación en ciencias sociales

Detrás del SÍ SÍ SÍ NO del presidente Vizcarra: Referéndum 2018 , por Jorge Aragón

Gracias a la encuesta de noviembre del Área de Estudios de Opinión Pública del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) sabemos ahora que, de las cuatro reformas constitucionales que serán consultadas este 9 de diciembre, los ciudadanos aprueban mayoritariamente la conformación y funciones de la Junta Nacional de Justicia; la regulación del financiamiento para las organizaciones políticas; y la prohibición de la reelección inmediata de parlamentarios. Por el contrario, no aprueban la reforma constitucional que restablece la bicameralidad en nuestro congreso. A la luz de estos resultados daría la impresión de que el presidente Vizcarra ha logrado convencer a una mayoría de peruanos a votar por el “Sí, Sí, Sí, NO”. Por consiguiente, los resultados de este referéndum no estarían sino confirmando el respaldo político que ha ganado nuestro presidente en los últimos meses.

Sin embargo, si se analizan los resultados de esta encuesta encontramos más de una sorpresa que complejiza de manera significativa el análisis de lo que está sucediendo alrededor del referéndum y de sus implicancias políticas. Para comenzar, si dejamos de mirar uno a uno los resultados por cada consulta y consideramos que los peruanos estarán votando por un conjunto de cuatro reformas constitucionales, encontramos que solo un 29% vota tal cual ha pedido el presidente Vizcarra. Sin duda la campaña hecha por el mandatario será uno de los factores clave para entender qué se aprobaría este domingo y qué quedaría por fuera de las próximas reformas constitucionales. Pero este impulso presidencial es solo una parte de las razones que explican los que muy probablemente serán los resultados finales.

Por ejemplo, ni siquiera entre quienes aprueban en noviembre la forma en que el presidente Vizcarra está conduciendo el gobierno, existe una mayoría que vota exactamente en la línea que el mandatario defiende. Siendo así que, de cada tres encuestados que aprueban la gestión del presidente, solo uno piensa votar “Sí, Sí, Sí, No”. De manera similar, solo uno de cada tres entrevistados que considera que el presidente Vizcarra tiene “un plan claro para el desarrollo del país” votaría en la línea que él ha solicitado. Por último, los únicos grupos claramente identificables que mayoritariamente respaldan el voto pedido por el presidente son el de los encuestados que evalúan como “muy buena” la manera en que Vizcarra y su gobierno vienen manejando la lucha contra la corrupción, la administración de justicia y el cumplimiento de la ley.

Entonces, lo que muy probablemente tendremos después del próximo domingo son unos resultados que parecerán responder en gran medida a lo que el presidente Vizcarra le ha pedido a la ciudadanía. Sin embargo, mirados con más cuidado, esos resultados no deberían confundirse como una muestra más de respaldo o apoyo a nuestro presidente. Sobre todo, el presidente Vizcarra no debe caer en este error. Más aún cuando la realización de este accidentado referéndum podría poner fin a un ciclo en el cual el presidente pudo recuperar la iniciativa política, librarse de una mayoría fujimorista harto prepotente, y encarnar la figura de un mandatario comprometido con el país y con la lucha contra la corrupción. La gran pregunta y preocupación terminan siendo: después del referéndum qué.

 

Revisa la encuesta aquí ► https://bit.ly/2DUiFJX